lunes, 3 de septiembre de 2012

Auditoria financiera, mas que una opinión sobre cifras.

“En el complejo mundo de los negocios, hoy en día caracterizado por el proceso de globalización en las empresas, la información financiera cumple un rol muy importante al producir datos indispensables para la administración y el desarrollo del sistema económico.”
Según Alfredo F. Gutiérrez, en su libro los Estados Financieros y su Análisis índica “que los Estados Financieros deben cumplir los requisitos de universalidad continuidad, periodicidad y oportunidad.

Para los contadores que son los encargados de formularlos, los estados financieros son un «fin». Son el corolario de su trabajo y la culminación de sus esfuerzos. Para los empresarios y directivos de los negocios sólo son un «medio» que les permite orientarse para tomar las medidas y decisiones que consideren adecuadas para la buena marcha de la empresa.”

Situación que se puede resumir, en que los estados financieros registran los resultados económicos obtenidos por la gestión integral del negocio o servicio que la organización ejecuta, cuya información interesa a varios sectores de la sociedad como son:

Los dueños y/o accionistas. Les interesa plenamente conocer los resultados del ente económico, así como el cumplimiento de los objetivos, tener confianza y seguridad de sus aportaciones e inversiones y seguir invirtiendo inclusive con sus dividendos.

Los directivos y funcionarios. Les interesa la excelente conducción del negocio, para saber en qué condiciones se encuentra y si se les están dando cumplimiento a los objetivos establecidos comparando lo real con lo planeado o programado, además porque en base a ello tomarán las decisiones correctivas que consideren pertinentes e informen a los accionistas de su actuación y los resultados de ésta.

A la Administración: Le garantiza la correcta administración de la entidad de acuerdo con sus metas y objetivos.

Supervisores y organismos de control: Porque vigilan y salvaguardan la correcta administración de la entidad.

A las instituciones de crédito y financieras y compañías de seguros: Les interesa que los entes económicos manejen estados financieros dictaminados dando credibilidad a su información financiera.

Entidades gubernamentales: Le interesa que los Estados Financieros estén dictaminados por aspectos de formalidad y normatividad. Para vigilar el cumplimiento de las disposiciones normativas, impositivas, operativas y administrativas para dar validez a los estados financieros manifestando sanciones a aquellos contadores que no se apeguen a las disposiciones antes mencionadas.

A los trabajadores: Como un medio de sentir estabilidad en su aspecto laboral y seguridad social.

A los proveedores y acreedores: Porque les interesa la liquidez y razonabilidad de los Estados Financieros dictaminados ya que esa credibilidad se traduce en proporcionar mayor o menor crédito a las empresas.

A los inversionistas: Porque les interesa la excelente marcha del ente económico, respaldado por estados financieros dictaminados, debido a que de esa manera estarán en condiciones de analizar, en invertir o no invertir en determinado tipo de empresa.

Al público en general: Para tener conocimientos si determinado ente económico goza de una buena imagen de comercio, si existen buenos servicios, de productos y saber si estos tienen calidad.

Bajo ésta óptica, la auditoría financiera debe traducirse en un examen a los estados financieros de manera integral de sus operaciones y soportes, en lo económico, administrativo, financiero/contable, jurídico, ambiental, .etc, consecuente con la gestión, cumplimiento normativo, control interno y de cara al desarrollo de la misión organizacional, que de tranquilidad y confianza al núcleo social de su interés.

En razón a lo anterior, la auditoría Financiera no solo debe encaminarse a la verificación sobre los registro contables, también es, el examen pormenorizado de las actuaciones de la organización, áreas, procesos, autorizaciones, operaciones, registros y soportes y sus responsables de manera eficiente, eficaz, efectiva, económica y productiva, dentro de rigores normativos y legales.

De tal suerte que un proceso de auditoría financiera requiere considerar entre otros los siguientes aspectos:

• Tener en cuenta en todo momento del examen, la Misión de la Organización.
• Conocer la organización, la política, normatividad, estructura organizacional, procesos, responsables, información financiera, manual contable con su plan de cuentas y dinámica contable, notas explicativas a los estados financieros, Informes de gestión, informes de auditorías anteriores, entre otros.
• Contar con un grupo auditor con perfiles y entrenamiento adecuado en los diferentes procesos misionales y de apoyo de la organización, incluido un auditor en sistemas de información.
• Preparar con base en el conocimiento de la entidad, el Plan General de Auditoría, teniendo como referencia los estados financieros comparativos y certificados por la entidad.
• Preparar las guías, programas o cuestionarios de auditoría y control interno y demás papeles de trabajo.
• Requerir a la organización por escrito toda la información clave del proceso, cuidando de entregar los documentos devolutivos igualmente de manera escrita.
• Generar al interior del grupo de auditoría su propio archivo permanente y corriente.
• Contar con un líder- supervisor del grupo de auditoría, que represente y sea el hilo conductor entre la organización y la auditoría. Es importante que sea el líder quien revise y refrende todos y cada uno de las comunicaciones e información enviada a la organización.
• Conocer los aplicativos informáticos que maneja la organización.
• Como punto de partida, propiciar reuniones de socialización con la alta dirección y áreas pertinentes.
• Propiciar en el desarrollo de la auditoria, reuniones y/o mesas de trabajo con los responsables para sensibilizar los hallazgos relevantes de la auditoria.
• Actuar con serenidad y respeto frente a la organización, teniendo presente el cuidado e idoneidad profesional que el auditor debe considerar en todas sus actuaciones.
• Revisar las diferentes cuentas asignadas de los estados financieros, considerando en los hallazgos las connotaciones contables, financieras, administrativas, jurídicas, económicas, ambientales u otra, que estas puedan generar, determinando para cada una de ellas, la causa, efecto e impacto, que posibiliten dar un juicio/valor, o recomendación.
• Plasmar en los papeles de trabajo de manera técnica, soportada y objetiva, cada una de los hallazgos, los cuales se constituyan en prueba suficiente y competente a tener en cuenta en la elaboración del informe de opinión final y la carta de control interno.
• Además de opinar sobre la razonabilidad de los estados financieros, el auditor deberá conceptuar sobre la calidad del control interno, el cumplimiento normativo que le aplica, la responsabilidad y cumplimiento en la seguridad social de sus empleados, el licenciamiento de su sistemas informáticos, así como aspectos de incertidumbres que a corto y mediano plazo éste abocada la organización por amenazas de carácter externo e interno.

Reflexión: La opinión en una auditoría financiera implica una responsabilidad muy grande, para la auditoria, la organización y los grupos de interés, por lo que hay que considerar todos los aspectos y sus implicaciones.

Hasta pronto,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada